12 jul. 2016

Confesiones de un vendedor de videojuegos: Parte I

Hoy nos desviamos un poco de la temática habitual para adentrarnos en el oscuro submundo del retail. Si me seguís en Facebook o Twitter puede que ésto no suponga una novedad, pero desde hace ya unos seis años soy dependiente en Game. Empecé de refuerzo durante una campaña de navidad (como empieza casi todo el mundo) en una tienda de Girona, y tras un par de sustituciones me hicieron miembro fijo de la plantilla en otra tienda de la zona. Más tarde me mudé a Barcelona, y desde entonces he trabajado en un par de tiendas de la provincia (primero en las cercanías y actualmente en la tienda más grande de la ciudad a nivel de ventas). He tratado con todo tipo de clientes, trabajado con toda clase de compañeros, vivido toda suerte de lanzamientos y, en definitiva, he visto de todo. O al menos lo suficiente como para contar un par de historias divertidas en lo que sale otro Asco de Juego.

He dividido el artículo en dos partes, por razones que luego comentaré, centrándome por ahora en historias divertidas que me han sucedido. Todo lo que ahora voy a relatar está basado 100% en hechos reales. Asco de Juego presenta...

Grandes momentos de GAME



Una expansión... ¡¿de qué?!
Uno de los mayores éxitos en mi carrera como dependiente fue el poder mantener una expresión seria y formal cuando un joven vino a pedirme "una expansión del ano". Tras unos segundos de incredulidad, autoncontrol, y de ver su expresión de pánico al darse cuenta de lo que había dicho, caí en que debía referirse a alguna entrega de la saga Anno, algo que él también aclaró.

Nivel de inglés: Medio
Pero no es la única vez que alguien tiene problemas con el nombre de algún producto: he aquí una lista de algunas de las grandes formas en las que clientes poco metidos en los idiomas me han pedido juegos:  ¡Veamos si eres capaz de relacionarla con su correspondiente verdadero nombre!

01- Wisterman
02- Gears of Sport
03- Destiniti
04- The Laston Fás
05- Master Chef
06- Mein Kampf
07- Butterfly
08- Carlos Duti
09- Juego de tiros con putillas
10- Don King Kong
11- Rambo Seis
12- Candicú
13- Tamagochi
A- Battlefield
B- Tomodachi Life
C- The Last of Us
D- The Witcher
E- Call of Duty
F- Minecraft
G- Grand Theft Auto
H- Grid: Autosport
I- Crash Bandicoot
J- Destiny
K- Halo: Master Chief Collection
L- Rainbow Six
M- Donkey Kong















Pero el reto definitivo es otro: Una amable señora viene, en plena campaña navideña, a por un videojuego de "la PSP 4" para su nieto. Como es habitual, la pobre no tiene ni idea del juego que le ha pedido, así que te pide ayuda. Pero la única pista que te da es que "en la portada aparece una moto". Así que tiras de lo obvio y le enseñas todos los juegos de motos que se te ocurren: MotoGP, Motorcycle Club, Trials Fusion, MX GP... Nada. Ninguno. Le enseñas hasta los de PS3. Nada. Y la cola sigue creciendo.

"Espera", dice mi compañero. "Tengo una idea. Es tan absurdo que puede funcionar." Y así fue. El juego que buscaba la amable señora era...

¡LEGO Jurassic World!

¡LEGO! ¡JURASSIC! ¡WORLD!

EL PUTO LEGO JURASSIC WORLD

Y así todas las navidades. Aprovecho para comentar que, en todos mis años vendiendo juegos, nadie, absolutamente nadie, jamás se ha referido a WRC por su nombre: World Rally Championship. Aquí en España somos más de decir "World Rally Car".

La saga del Clon
Un caballero viene a comprarse un juego, nada fuera de lo normal. Le pregunto si es socio de la tienda para poderle acumular los puntos de descuento y me responde que sí, lo es, pero no trae la tarjeta así que es igual. Pero como podemos buscar socios con el número de DNI, se lo pido. Lo que a mí me aparece en pantalla entonces es una deuda de más de 300€ en concepto de un alquiler pendiente de devolver en Mallorca. Veréis, cuando no se devuelve un juego alquilado el día que toca, cada día de más que ese juego tarda en devolverse suma entre uno y dos euros de recargo, y eso no deja de sumar hasta que no se devuelve el juego o se llega a algún acuerdo con la empresa. Así que le comunico al cliente la situación. Me dice que no sabe nada del asunto, y que él nunca ha estado en Mallorca, que probablemente le habrían robado la tarjeta. Plausible, excepto por el hecho de que, al hacer la tarjeta de socio, se toma siempre una foto del usuario que se registra en el sistema para evitar precisamente casos como el suyo. Tras esa explicación el buen hombre "recordó" que precisamente en Mallorca tiene un hermano gemelo que, el muy pícaro, debió alquilar un juego usando su tarjeta. Cuánta maldad. Así que le dije que se pusiera en contacto con su gemelo isleño o con nuestro departamento legal para solucionar el percance lo antes posible, y le deseé suerte en el asunto.

Hay cosas mejores en las que gastar el dinero. Como dármelo a mí.
Compras disparatadas he tenido muchas, pero siempre recordaré a una señora que, a día de hoy, lleva gastados unos 1400€... En amiibo cards de Animal Crossing Ni siquiera son amiibos de verdad. Son amiibo cards. Básicamente viene cada cierto tiempo y dice "quiero todos los sobres de amiibo cards que tengáis". Y tú obedeces.

Lo más increíble que me ha pasado nunca jamás
Vendí un Battleborn. Nah, es broma. Esas cosas no pasan.

De gamer a Premio Nobel
Ojo al colega que, muy seguro de sus extraordinarias habilidades para los negocios, aseguraba que lo que teníamos que hacer para multiplicar nuestros beneficios era vender tarjetas pirata de la NDS. ¡Y yo aquí luchando por los incentivos cuando la solución está delante de mis narices! ¡Contraten a ese manantial de sabiduría!
Y hablando de tarjetas pirata, os sorprendería la de gente que tiene una de esas tarjetas y asegura que no es pirata para nada del mundo porque cómo va a ser pirata si lo pirata es ilegal y yo soy súper legal en todo, te debes confundir con esa gente que es mega ilegal. He llegado a escuchar que es una tarjeta homologada por Nintendo que te deja descargar gratis los juegos. Claro que sí, buen hombre.

¿Cómo es trabajar en Game por Navidad?


Pero yo soy el tendero y Arnold busca un Inazuma Eleven.

¿Sospechoso? Nah...
"Sí, ya me imagino que si la pirateo pierdo la garantía, pero tranqui, no pienso hacerlo. Oye, cambiando de tema... Por curiosidad, ¿el número de serie de ésta lo sabes? ¿Sabrías mirarme la versión de software que tienen instalado?"

Listillos a mí...
Siempre hay clientes listillos. Siempre. Ya sabéis; el que viene a hacerte una pregunta rebuscadísima de la que en realidad ya sabe la respuesta, únicamente para pillarte en bragas y regodearse en sus conocimientos superiores en la materia. Clientes así existen a montones. En concreto recuerdo a uno que siempre pedía a mis compañeros los juegos por su nombre en japonés (Por ejemplo, decía Ryu ga gotoku en vez de Yakuza o Akumajou Dracula en vez de Castlevania. Solo por joder). Huelga decir que un día le atendí yo y se le acabó la tontería.

QUE QUIERO EL GTA, ME CAGO EN LA PUTA
Hay algo en mi trabajo que me pone muy de mala leche, y eso son los niños maleducados y desagradecidos. Especialmente si lo son con sus padres. Así que, ante un crío así, confieso que pocas cosas me producen más placer que, con un juego para mayores de 18 años como Grand Theft Auto, advertir a los padres de que, aunque son libres de comprar lo que quieran, el juego que se llevan tiene escenas de violencia explícita, sexo, drogas, y rock 'n roll. Y precisamente la última vez que lo hice, al darse cuenta el chaval (que no tendría más de ocho años) de que le estaba jodiendo el plan de irse de pilinguis virtuales, me miró con odio, profirió un sonoro "¡OSTIA PUTA!" y se fue corriendo de la tienda, no sin antes pegarle una patada al Sonic gigante que adorna nuestra entrada. Igual es verdad que no todos los juegos son para todos los niños. Por cierto, ésta es la más reciente, pero de historias de éste tipo tengo una nueva cada semana.

"Ups"
Es lo que dije la vez que vendí una PS4 a un cliente sordo y lo que dábamos de regalo eran unos auriculares. Situación para nada incómoda.

Ascomaníacos en ciernes
Algunos de los peores juegos que me han comprado han sido precisamente tratados en el blog: ¡Qué Pasa Neng! es un clásico de la cesta de seminuevos de Game, al igual que Ride to Hell: Retribution. El primero lo suelen comprar por la risas, y a sabiendas de que va a ser un desastre de juego. Con el segundo van más engañados. Yo suelo advertir del horror que les espera a ellos y a su consola, pero mis advertencias no siempre son escuchadas. Ojalá tuviera tarjetas de mi blog. Otros firmes candidatos son el juego de Anatomía de Gray, que precisamente tengo, aunque nunca me he animado a escribir el artículo correspondiente. Y no, nunca nadie ha hecho referencia a mi blog; pero el día en que eso pase me sentiré muy famoso.

Por supuesto, siempre hay más historias; pero me reservo alguna en la recámara para una posible nueva entrega de mis aventuras, numerosas y disparatadas. De momento quiero comentar un asunto, que es lo que ha hecho que se retrase tanto el artículo y haya que tenido que replantearme su formato.

Pronto dejaré de ser dependiente en Game.

Ayer entregué mi carta de renuncia. Es por motivos puramente personales, y es una decisión que he tomado yo por mi propio pie, y que ya llevaba un tiempo planteándome, pero que hasta ahora, y debido a ciertas circunstancias, no he llevado a cabo. Voy a estar unos días más trabajando allí, y luego me buscaré la vida de otra forma. Es por ello que he dividido el artículo en dos partes: En ésta primera el tono ha sido mucho más ligero. En la segunda entrega, que tardaré unos días más en subir, quiero reflexionar en frío sobre otros aspectos más serios de la empresa y, por extensión, de la situación de la venta física de videojuegos. Espero que de momento este pequeño conjunto de anécdotas os haya entretenido, y espero también que lo que viene después os parezca igual  de interesante.

Aprovecho para dedicar ésta entrada a Román, Anabel, Eli, Blai, Frank, Biel, Imanol, Joan, Antonio, Javi, Alba, Chema, Javi, Gato, Carol, Josep, Sergio, Javi, Andrés, Alana, Edu, Abel, Amalia, Cristian, Cristóbal, Edu, Luís, Daniel, Marc y Mario; es decir, todos aquellos que han compartido mostrador conmigo y que han hecho de éstos años algo mucho más interesante. Aunque dudo que muchos de vosotros leáis ésto... Un abrazo a todos vosotros.

P.D: Varios seguidores me hicieron algunas preguntas sabiendo que estaba escribiendo el artículo. He respondido a un par de ellas aquí, pero el resto serán comentadas en la segunda parte del artículo.

ENLACE A LA PARTE II

21 comentarios:

  1. Bueno, pues me tienes en ascuas de cara a la segunda parte del artículo. Siento auténtica curiosidad por saber tus reflexiones sobre el tema de venta de videojuegos, y por qué has decidido colgar las botas.
    Yo soy pescatero y ahora mismo cambiaba mi trabajo por el tuyo con los ojos cerrados.

    En cuanto a las anécdotas, me he partido el ojete (o dicho de otro modo, me he expandido el ano).
    Algún día contaré como en mi época de portero de cine, limpiando una sala, encontré un condón usado... En una sesión en la que solo se habían quedado sin vender 10 entradas, de las cuales 4 eran las de minusválidos y 4 mas que dejábamos sin vender por imprevistos.

    A ver si hago memoria y consigo recordar mas anécdotas laborales wtf

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo trabajo tiene sus historias locas, de eso estoy seguro. Y no lo dejo porque sea un mal trabajo; no es el sueño que muchos se imaginan, pero tampoco está mal y está relacionado con los videojuegos, cosa que me encanta. Pero se han juntado muchas cosas y era hora de dar un paso en la dirección que fuera.

      El segundo articulo está en camino :-)

      Eliminar
  2. Esero esa segunda parte como agua de mayo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Pronto lo tendrás aquí.

      Eliminar
  3. Mira que echado veces y veces cv's en Game y jamás me han llamado para nada pero todos los que he conocido que trabajan o han trabajado ahí me decían siempre que era una ***** y que ahora se entra por enchufe. Yo aún así insistía pero ni teniendo ya experiencia en tiendas me llaman.

    Interesantísimo artículo, en todos los trabajos hay anécdotas divertidas e incómodas, o incluso desesperantes. Yo sólo he estado unos mesecitos en una tienda deportiva y tengo mucho que contar, así que no me imagino tú con 6 años a espaldas.

    Leeré sin falta la segunda parte ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea un trabajo especialmente malo; definitivamente los hay mucho peores. Pero tampoco es el sueño que muchos esperan que sea, y resulta muy fácil estancarse en él (uno de los motivos por los que lo dejo). En cuanto al enchufe... En realidad va por tiendas. En algunas ni te cogerán el CV, porque se tira del coleguismo o incluso no es raro que ya tengan empleados "de reserva". En otras puedes tener más suerte, sobretodo si se acerca alguna campaña navideña.

      Gracias por comentar, pronto verás la segunda parte!

      Eliminar
  4. Muy buena entrada muy entretenida.

    Me gustaría saber que paso cuando atendiste al otaku ese que pedía los juegos con su titulo en japonés.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No mucho en realidad. Lo que tiene éste tipo de cliente es que, una vez han visto que la broma no sale bien, deja de hacerle gracia. Pero tienes que hacerlo de forma educada y correcta, así que me limité a decirle que, aunque aquí Yakuza 4 no había llegado con ese nombre, disponíamos de él. Pero que se llamaba Yakuza 4. Por si se "confundía" otra vez. No volvió a pasar nada parecido con él.

      Eliminar
  5. Una gran entrada, me ha parecido muy divertida. Hace mucho, cuando estudiaba, trabajé en una tienda de videojuegos que luego se convertiría en un GAME y varias de las anécdotas me lo han recordado.

    Estoy deseando leer la segunda parte, pero esta primera es magnífica.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo entendido que alguno de los nombres (Don King Kong o Carlos Duti, por ejemplo), son bastante universales; seguro que alguno te cayó.

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  6. Me ha parecido una entrada muy entretenida, debido a las anecdotas y donde se pueden identificar distintas situaciones en el rubro de la venta de juegos, como los tipos de compradores, la manera de pronunciar los juegos, etc. Así que espero con ansias la segunda entrega.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. ¡La segunda parte está en camino!

      Eliminar
  7. Muy divertida entrada, con todos los tipos de clientes que existen es un trabajo que requiere mucha paciencia eso es seguro. Espero la segunda parte. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La paciencia es la mayor virtud de cualquier empleado de cara al público, sin duda. ¡Un saludo!

      Eliminar
  8. Qué grande eres Guifo, siempre con ese toque de humor tan tuyo, pero explicando todas estas cosas tan interesantes. El artículo completo es brutal y, leches, no sabes lo que me he llegado a reír con lo de la expansión del Ano xDDDDDDDDDD.

    Me encanta lo de Ascomaníacos en ciernes. Yo tengo una anécdota desde el otro punto de vista: compré el Qué pasa neng en el CEX. Y el diálogo fue tal que así, empezando por el vendedor:

    - Oye, esto... lo quieres por la caja, ¿no? Porque está nueva y vale un euro.
    - No, no. Quiero el juego.
    - ¿...Pero tú sabes que es muy muy malo? Porque es MUY malo.
    - Sí, sí. Me puede la curiosidad morbosa. Véndemelo, por favor.
    - Madre mía. Madre mía, nunca había visto algo así.

    Cuando salimos, mi entonces novio dijo: "Debajo del mostrador tienen un botón de emergencia para los casos en los que alguien compra un Qué pasa neng, y en el almacén empiezan a caer confetis del techo en esas ocasiones especiales. Deben de tener una apuesta de que no se vendería nunca y ha tenido que pulsarlo por tu culpa". Te imagino igual en el Game y es genial XDDDDDDD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, yo es que creo que ni por un mísero euro me gastaría el dinero en el Que pasa neng. Eso sí, si supiera que voy a tener una conversación con el dependiente tan trascendental como la tuya, entonces sí que haría como que lo compro, pero aún así, creo que justo antes de pagar me arrepentiría

      Eliminar
    2. Ante un AdJ todo vendedor pasa por el siguiente dilema "Vale, el juego que se lleva es una mierda. ¿Lo sabe? ¿Debo decírselo? Mi trabajo es vender, pero también informar. ¿Se ofenderá si le digo que el juego que ha elegido es una mierda? A tomar por culo, yo se lo digo."

      ¡Espero que la segunda parte te parezca igual de interesante!

      Eliminar
  9. Esperando la segunda parte como agua de Mayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tendrás que esperar mucho:-) ¡Un saludo!

      Eliminar
  10. Este tipo de artículos siempre es bueno leerlos porque en Internet es más fácil y habitual encontrarse las quejas y críticas hacia los vendedores de GAME o la tienda que sea, así que siempre es interesante conocer la experiencia desde el otro lado y comprobar que ahí también tienen que aguantar lo suyo.

    La segunda entrega pinta muy interesante y estoy seguro que ya lo tendrás en cuenta, pero cuando trates el tema de la situación de la venta física de videojuegos espero que no te centres solo en el tema digital/físico porque dadas tus vivencias también sería interesante conocer tu experiencia y opinión en cuanto a tiendas físicas/online e importación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente dos de los temas que quiero tratar son la mala fama de los dependientes de Game y el futuro de la empresa en un mercado que cada vez tira más de lo digital y de la venta online.

      ¡Gracias por el comentario! ¡Saludos!

      Eliminar