12 mar. 2016

The Legend of Zelda Cartoon: PARTE III

¡Ninjas! ¡Unicornios! ¡Magia! ¡Imanes gigantes! ¡Bombas! ¡Imanes que se convierten en bombas! ¡No, no es otro juego de golf extraño! ¡Es una nueva tanda de capítulos de The Legend of Zelda! ¿Estáis preparados? ¡No! ¡Claro que no! ¡Nadie lo está! ¡Yo no lo estoy! Pero alguien debe llevar a la luz los crímenes que estos aparentemente inocentes dibujos animados han cometido. Así que, sin más restrasos, y si su majestad el Rey de Hyrule me lo permite, dos episodios más para vuestro gozo sin límites.


Seguro que os hace tanta ilusión como a Link sus flores.

Por si te los perdiste,
Artículo de los episodios 1 y 2
Artículo de los episodios 3 y 4

Episodio 5: Sing for the Unicorn

El capítulo comienza a lo Guy Ritchie, con dos tramas paralelas que no tardan en converger. Por un lado tenemos al soberano de Hyrule, el más inepto de entre todos los monarcas, dándose un paseo nocturno tras la cena. Cerca de él Link, el más imbécil de entre todos los héroes, espía con lujuria el dormitorio de Zelda mientras se prepara para colarse por su ventana y "besarla".

Zelda disfruta de la lectura pese a no tener cara.

El rey, que además de tonto es mal padre, se percata de las intenciones de Link y comparte con él la sabiduría que le han dado los años de experiencia y el ser fruto de la endogamia: "Ya que vas a asaltar sexualmente a mi hija, mejor llévale unas flores. A las chicas les encantan flores". Sabe de la vida.

La mejor captura de pantalla del mundo mundial.
Lo mejor es que cuela y, antes de que Link pueda siquiera suplicar un poco, ella misma se ofrece a darle su inmerecido morreo pese a haberme roto el medidor de fantas pagadas en los anteriores episodios. Se le llama evolución de personajes. Pero, ¡ojo! que es interrumpida un INESPERADO GRITO DE AUXILIO PORQUE GANON MONTADO EN UNICORNIO VOLADOR ESTÁ RAPTANDO AL REY!

¡Mirad cómo heroicamente se resiste a su captor!
Porque se ve que ahora ese es el plan. En vez de conseguir la Trifuerza o raptar a la Princesa, a Ganon le ha dado por secuestrar al rey montado en un unicornio volador mientras unos diablillos atacan a Link. Yo creo que deshaciéndose de ese señor le está haciendo en realidad un favor al reino, pero no entiendo de política. En cualquier caso, Link se lanza al rescate con poco éxito, porque quieras que no todavía estamos al principio del capítulo y muy deprisa se terminaría la cosa. Pese a agarrarse de la cola del pobre corcel, termina cayendo al vacío entre bromas idiotas. ¿Será el fin y me podré ir a casa a ver series de verdad?

¡No! Una nueva esperanza asoma unos metros más abajo. Un par de diablillos siguen aleteando por ahí, así que Link se agarra a ellos a duras penas para frenar su caída entre errores de racord.

Espera, ¿dos diablillos?
¿O uno? ¿Habré contado mal?
Pues no, eran dos.
Pero esperad, que aún podría acabar todo bien; Ganon, viendo indefenso a su némesis, aprovecha la oportunidad y lanza dos fulminantes rayos mágicos, poniendo así fin a la vida de Li-- 
Espera,  ¿qué? 



 ¡DISPÁRALE A LINK, MALDITO CERDO INEPTO! ¡A LINK! ¡NO A TUS PROPIOS SECUACES! ¡DEBERÍAS SER EL POSEEDOR DE LA TRIFUERZA DE LA ESTUPIDEZ!

¡AAAAARGH!

PUES NADA, QUE COMO ZELDA HA JUGADO A TODOS LOS ASSASSIN'S CREED SALVA A LINK AMORTIGUANDO SU CAÏDA CON UN CARRO LLENO DE PAJA PORQUE GANON ES UN MALDITO INCOMPETENTE. JODER.

Zen, Guifo. Zen. Todo esto te está afectando demasiado.

Ya de vuelta en las cavernas de Ganon, el malvado brujo revela su plan para que Hyrule sea TOOODA SUUUYA!: Link y Zelda le entregarán a Ganon la Trifuerza y las llaves del reino antes de una hora o el rey morirá. Plan que, aunque relativamente sólido, no se molesta en comunicar a Link y Zelda, cosa que puede dificultar el traspaso de poderes. Porque, efectivamente, ellos ya están caminando alegremente por el mundo subterráneo de Ganon afrontando previsibles peligros.

Incluso Link sabe que no hay que tocar nunca esas estatuas.
Oh.
Pero a éstas alturas ya sabéis cómo va: Voltereta, broma estúpida, enemigos que se chocan entre si de forma absurda, rayo fulminante de la espada de Link, fin de la amenaza. Hasta que SPOILER ALERT, caen en OTRA trampa que les enfrenta a OTRO grupo de enemigos que, lejos de chocarse entre ellos, hacen un muy buen trabajo y dejan a nuestra pareja protagonista indefensa. Hasta que...

¡NINJA VERDE SALIDO DE LA NADA!
El ninja verde fulmina a los Stalfos, para luego atacar también a Link y Zelda porque TENSIÓN Y DRAMA. Da igual, porque Zelda lo inmobiliza y le quita la capucha, para revelar que... ¡es una mujer! Podemos esperar el doble de bromas obscenas de Link.
La misteriosa ninja, que habla un ridículo idioma desconocido y tiene voz de pito, se llama Sing y viene de "muy lejos". Ganon le ha robado su unicornio y ha venido a recuperarlo. Tiene pruebas.

"Responde al nombre de Devora-vírgenes."
Así que todos amigos y a por Ganon, que está haciendo el imbécil en la celda del Rey mientras Link se deshace uno a uno de más icompetentes secuaces, cuya habitual táctica de tropezar mientras corren hacia su enemigo nunca parece dar los resultados previstos.
Al final únicamente Ganon se interpone entre Link y la salvación del rey,  pero el hechicero está relativamente inspirado y deja a Link colgando de un puente. Suerte que en el último momento Zelda se saca de la manga un búmeran (que ya podría haber utilizado en diversas ocasiones) y devuelve a Ganon a su pozo de maldad, mientras Sing y su unicornio salvan al rey de una muerte segura a manos de la gravedad. Fin del problema.

Ah no, espera, que el castillo se derrumba. Claro, siempre se derrumba. No pasa nada, Link utiliza un "silbato mágico" que de algún modo ya sabe que va a provocar un huracán que les sacará de allí, pese a que se lo ha encontrado en el suelo hace minuto y medio en la cueva de un brujo que invoca demonios durante el desayuno. Pero EH, UN GUIONISTA ME HA EXPLICADO PARA QUÉ SIRVE.
Adiós, ninja buenorra a lomos de un unicornio volador.

Excuse me, Princess: 1
Veces que la Princesa deja a Link con las ganas: 3. Al parecer ahora a la princesa le gusta Link e incluso se ofrece voluntariamente a besarle, aunque siempre es interrumpido por algún evento. Con hilarante resultado. Sí, puta gracia que nos hace a todos la serie ésta.

Episodio 6: That Sinking Feeling

Link y Zelda se han ido a un rincón muy romántico de Hyrule, lleno de estatuas cucas, a darse el lote. No es broma: nada más llegar la princesa se abalanza encima de Link y le suelta un "Calla y bésame" que en un reino de fantasía coherente nos hubiera hecho sospechar de posesión por súcubo. Incluso cuando el propio Link, que apenas puede controlar su a éstas alturas desaforada erección, comenta lo gratamente sorprendido que está, ella le responde con un "¿Vas a hablar o a besuquear?". Cierto, tal vez no es el más erótico de los términos, pero no creo que haya leído todavía 50 Sombras de Tingle.

(Nota mental: Hablar con Nintendo sobre escribir 50 Sombras de Tingle)

Y de pronto... ¡Terremoto! ¡Arañas gigantes! ¡Pelea innecesariamente larga que no aporta nada al argumento excepto una excusa para humillar a la princesa Zelda!

En Hyrule la tela de araña es naranja. Porque es mágica.
Obviamente Link se deshace de las arañas y rescata a Zelda, aunque sólo sea porque, al igual que todos los villanos de la serie, todo lo que hacen es agarrar a Link sin molestarse en morder o hacer nada que pueda resultar dañino. Pese a tener colmillos del tamaño de cuchillos jamoneros.

Como buen samaritano que es, Link se rie un poco de la princesa antes de liberarla, cosa que no contribuye en mejorar su humor. Pero un par de súplicas y caras monas bastan para que ella, muy magnánima ultimamente, acceda a "un beso rápido".

Mirad como se arrastra por un poco de sexo el muy sanguijuela.
Hasta que de repente otro terremoto hace desaparecer las estatuas bonitas. Eso no sólo le corta el rollo a la princesa (Te jodes, Link) sino que además la hace decidirse a lanzar una ofensiva contra Ganon para acabar con esto de una vez por todas. ¡RODARÁN CABEZAS!

Y hablando de cabezas, Ganon le cortaría la suya a éste secuaz inepto si no fuera porque es imposible distinguir dónde acaba el  torso y comienza el cuello. ¿Qué es eso? ¿Un cruce de hombre, lobo y tiburón?
Resulta que el extraño híbrido había recibido órdenes de Ganon de conseguir un poderoso artefacto mágico capaz de atraer cualquier cosa hasta el inframundo. Lamentablemente, en su primer intento por utilizarlo, todo lo que el hombre-lobo acuático ha conseguido es una triste estatua de cupido que ni siquiera quedaba cerca del castillo, ganándose la ira del poderoso brujo. Dicho arcano instrumento, por cierto, viene a tener el aspecto de un imán gigante bastante feo que además está al revés. Eso me molesta más de lo que debería.
¡HACIA ARRIBA, MALDICIÓN! ¡HACIA ARRIBA!

Cambiando de tema, ¿recordáis esa"gran ofensiva" que hemos dicho antes? Pues éste es el panorama:

No sé ni por dónde empezar.
Primer punto: Zelda, eres la soberana de un reino entero. ¿De verdad tu único recurso ofensivo es un aventurero salido e impertinente que sólo te ayuda porque quiere meterte la mano dentro de las bragas? Pero sobretodo, por favor, explícame el segundo punto: Si el objetivo de Ganon es conseguir la Trifuerza que le falta, ¡¿EN QUÉ PARTE DE TU BRILLANTE PLAN DE ATAQUE ES UNA BUENA IDEA EL LLEVÁRSELA A SU GUARDIA ATADA COMO SI FUERA UN P*** GLOBO DE BOB ESPONJA?!
¿Y sabéis lo que es peor?
¡QUE ENCIMA RESULTA QUE ES UNA BUENA IDEA! Porque cuando todavía te estás preguntando qué enfermedad mental la ha llevado a perpetrar semejante estupidez, Ganon utiliza el imán sobredimensionado para llevarse EL CASTILLO ENTERO. Oh, entiendo, así que el "brillante" plan de Zelda es en realidad el "brillante" plan de un guionista muy inepto que necesitaba una excusa para que la Trifuerza no estuviera en el castillo. PERO NI SIQUIERA NOS HA DADO ESA EXCUSA. SE HA LLEVADO LA TRIFUERZA A PASEAR COMO SI FUERA UN POMERANIAN Y PUNTO. ¡ARGH!

Ésta serie me empieza a afectar los nervios.

Oh, por cierto, cuando ven que el castillo se sumerge bajo tierra, el plan de Link es el siguiente.


"Por poco", dice. Sí, por poco te empalas el cráneo. ¿Qué pensabas hacer? ¿Robar una teja? Gilipollas.
La Trifuerza de la sabiduría, que es muy sabia porque habla en verso, les explica que el castillo entero está ahora en manos de Ganon, al que podrán vencer gracias a un brazalete mágico que encontrarán por el camino. Pues venga, al turrón. Se van a la entrada más próxima al Underworld y la abren con una bomba que debe ser mágica, porque tiene o no pinchos según la cámara que la enfoca.


Bajo tierra Ganon está buscando desesperadamente la Trifuerza, destrozando todas las habitaciones del castillo en plan estrella del rock en hotel de lujo, mientras el rey y Spryte se esconden horrorizados dentro de una armadura de algún caballero obeso.

MAH BOY
En éste capítulo se hace mucho más evidente uno de los mayores problemas que tiene la serie: Muchas veces da la sensación de que en todo el reino de Hyrule viven Link, Zelda, Ganon, el rey, y Spryte si al capítulo le conviene. Ganon se ha llevado un castillo entero a plena luz del día, y no hay en él absolutamente nadie.

O igual está todo el mundo escondido en otras armaduras. Qué sé yo.

Ya de paseo por el Underworld, Link y Zelda se enfrentan a otra armadura gigante, aunque no es la que tiene al rey dentro (Al menos sería un giro interesante). Cuatro mandobles y un zapeo de la espada más tarde, la criatura es derrotada, dejando de propina un brazalete mágico.
Aunque más bien parece un collar de perro.
Brazalete que Link sabe sin probarlo que le dará fuerza sobrehumana. Debe haber jugado a los juegos. Pero ¡basta de cháchara! ¡Toca enfrentarse a Ganon! Espada en mano, Link y Zelda llegan a la morada del malvado hechicero, y la batalla por Hyrule comienza.


¡DRAMA!
¡EMOCIÓN!
¡DESAGRADABLES PRIMEROS PLANOS!
Y nada, que Link utiliza el brazalete para agarrar a Ganon y tirarlo contra el imán gigante, el cual cae, se activa, y devuelve el castillo a la superficie. Zelda quiere coger la Trifuerza del Poder antes de irse, pero para variar Link decide que ¡NO HAY TIEMPO! y se lleva a Zelda a cuestas porque sabe que si las dos Trifuerzas caen en su poder se le acaba el chollo de vivir en el castillo y arrimarse a la realeza.
Luego el imán gigante se sobrecarga y causa una enorme explosión. Porque así funciona el magnetismo.

"Creo que después de todo me merezco un beso, ¿no?
"Oh, bueno... Si insistes... Supongo que sí..."


Y todos se rien. Yo no. Yo lloro.

Excuse me, princess: 2. Ya vamos pillando el ritmo.
Habitantes de Hyrule: 6, e incluyo al extraño hombre-lobo acuático.

Y eso es todo por hoy, amigos. Espero que hayáis disfrutado. Yo por mi parte me voy a ver algo que valga la pena. O a un monasterio budista. ¡Hasta pronto!

6 comentarios:

  1. ¿si te vas a un monasterio budista vas a dejar de subir?un placer verte por aquí :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que un poco de meditación y WiFi zen no pueda solucionar ;-) El placer es mío!

      Eliminar
  2. Zelda bajando al pilón!!?? Eso si que no me lo esperaba... No sé si estoy sorprendido o decepcionado. xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconcierta tanto como decepciona. Empiezo a sospechar que Link es en realidad el único habitante masculino de Hyrule además del padre de ella, cosa que habrá sido un factor decisivo en su elección de compañero de catre.

      Eliminar
  3. No se si eso es bueno, pero leer esto me da unas ganas extremadamente locas de ver estos dibujos. Maldita sea, ¡estoy jodidamente enfermo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el lema es "jugamos a la mierda para que tú no tengas que hacerlo", pero no dice nada de las series XD

      Eliminar