28 nov. 2011

Bubsy 3D (PlayStation, 1996)

Navi. Slippy Toad. Amy Rose. Jar-Jar Binks. El narrador de BlazBlue. Son todos personajes que, si te los encontraras, les harías cosas muy feas, en el sentido menos erótico y más literal de la expresión. Les odiamos, porque son irritantes. Porque cada vez que abren la boca nos duele. Y sin embargo, son unos aficionados ante el poder crispante del maestro en la materia, que les precedió a todos. Hablo de...
¡BUBSY, EL PUTO GATO DE LOS HUEVOS!
Vale, en ningún momento le llaman así. Pero si se os ocurre probar Bubsy 3D, vosotros lo haréis.

¿Quien es esta simpática criatura?
      Nuestro protagonista, el tal Bubsy, nació en 1993 de la mano de Accolade en un juego de plataformas 2D para SNES y MegaDrive llamado Bubsy: Claw Encounters of the Furred Kind (¿Lo pilláis? ¡Porque es un gato!). Cuando digo "juego de plataformas" me refiero, por supuesto, a uno de esos centenares de intentos de subirse al tren que Mario y Sonic lideraban a toda velocidad. La cuestión es que, por algún motivo, pese a copiar descaradamente las mecánicas de ambos, el juego tuvo un relativo éxito y la aventura de Bubsy pudo continuar en 1994 con la secuela para las mismas consolas, llamada simplemente Bubsy II (porque supongo que empezaban a quedarse sin chistes de gatos). Y, aunque no tuvo tanta suerte como la primera vez, la hostia estaba todavía por llegar... Y en 1996 vaya si llegó.

"¡¿QUÉ PODRÍA IR MAL?!"
Esa frase, que es el lema de Bubsy, tiene muchas respuestas que pueden resumirse en una: Todo. Si Bubsy y su secuela se "inspiraron" en Mario y Sonic con relativa habilidad, este Bubsy 3D lo hace con el legendario Super Mario 64, solo que todo aquella que el fontanero hizo bien, Bubsy lo hace mal. Terriblemente mal.
Creo que en la imagen de la izquierda se empieza a notar, ¿no? Esa es la pinta que tiene casi todo el juego. Probablemente te preguntes qué estás viendo. Y respondería a tu pregunta, pero aunque me encantaría poder decir que lo sé y que se trata de un único nivel del juego que mezcla el surrealismo, epilepsia y tableros de ajedrez enormes, mentiría. Casi todos los niveles de este juego (y hay 19, cuidado) están diseñados de la misma forma, cambiando el color de baldosas y paredes y sin un solo sombreado. Esto, por supuesto, hace innecesariamente complicado el orientarse dentro de un nivel. El diseño del conjunto es tan terrible que a veces es incluso difícil distinguir el suelo del agua (que, por supuesto, es letal) y las palancas para activar puertas o eventos parecen, con sus aspas giratorias, la clase de cosa que en un juego normal te causaría daño. Resumiendo el apartado visual... Si eres el tipo de persona al que le gustan los gatos feos, las cuadrículas de colores y las cosas sin sentido en general estás de enhorabuena. Pero si eres normal seguramente habrás visto cosas más estéticamente agradables saliendo del culo de tu mascota menos favorita.

Pero en Asco de Juego no somos superficiales, y analizamos el juego más allá de sus gráficos. Lo cual no está resultando una buena idea, porque el dolor se acentúa con cada nueva experiencia. Los controles de Bubsy 3D son lo que se llama "tipo tanque": es decir, te mueves hacia adelante y hacia atrás con las flechas arriba y abajo y con las de izquierda y derecha giras sobre tu eje, como en un Resident Evil. Este sistema de control, que puede funcionar bien en un survival horror, puede ser desastroso en un plataformas, que requiere precisión, agilidad y no tener que detenerse para girar cada 3 segundos. Y si encima los controles responden mal... Para que os hagáis una idea, jugar a Bubsy 3D es como tener que darle las instrucciones a alguien que juega por ti con los ojos tapados. Por lo menos los enemigos (los mismos que en el primer Bubsy, que al parecer tienen la malvada intención de apoderarse de todas las bolas de hilo del mundo) no se mueven mucho, facilitando un poco las cosas. La que sí se mueve es la cámara (hay que ver como enlazo temas). Pero mal.

Otro asunto que saca quicio son las animaciones de muerte. No las hay. O las hay, pero fuera del juego: me explico. Pongamos que la cámara te traiciona y te mata un enemigo. O que calculas mal un salto y vas a caer al agua. Bien. En el preciso momento en que el dedo de Bubsy se moje, la pantalla se fundirá en negro y aparecerá un vídeo genérico con la muerte del personaje. Desconcierta bastante porque es tan repentino que la mitad de las veces ni siquiera sabrás de dónde te viene la hostia. Videos de este tipo también aparecen si estás un rato sin tocar el mando, como uno en el que Bubsy juega con una pecera. O con una raqueta. O con un mando de televisión. Es sorprendente la cantidad de esfuerzo que invirtieron en la gente que NO jugaba al juego.

Te odio, gato. Te odio mucho.
Seamos justos. Objetivamente, Bubsy 3D es ligeramente mejor que, por ejemplo, Big Rigs (aunque eso es como decir que es mejor tener sífilis que SIDA). Pero hay algo que hace que Bubsy 3D se lleve por mi parte un premio al odio, como ya avanzaba en el primer párrafo: el propio Bubsy. Este gato soltará frases absurdas y chistes malos de gatos constantemente con una voz tan irritante que... que... Intento hacer una comparación, pero creo que no hay precedentes. Sólo hacen falta un par de minutos de gameplay para percibirlo.
De hecho, ya en su primera entrega soltaba algunas frases en voz alta (algo que supuso una importante novedad en esos tiempos), cosa que hizo que, incomprensiblemente, el personaje obtuviera una cierta popularidad, hasta el punto que se decidió hacer un episodio piloto para una serie de televisión, eso sí, con otra voz. Por suerte las aventuras de un gato irritante e hiperactivo y su amigo Arnold, el pobre armadillo paranoide, no calaron entre los niños. Ahora Bubsy está en el infierno de los gatos, porque después de este desastre de juego jamás se volvió a hablar de esta criatura excepto para recordar la suerte que tuvimos al librarnos de él. Eso sí, no todos los personajes de la saga corrieron el mismo destino... Algunos buscaron la fama en otros sectores. Y la encontraron.

¿Quién ha sido?
Con el cambio de generación de consolas Accolade decidió pasar el desarrollo del nuevo Bubsy a Bend Studios, aunque por aquel entonces se llamaban Eidetic. Curiosamente, parece que aprendieron bastante de Bubsy 3D, porque sus siguientes juegos fueron los notables Syphon Filter, unos juegos de acción y espionaje bastante dignos. Actualmente el estudio pertenece a Sony y trabajan sobretodo en entregas para consolas portátiles de sagas consagradas, como Uncharted o Resistance.



Y hasta aquí nuestro artículo dedicado a Bubsy 3D, la última entrega de una saga a la que, definitivamente, no se echará de menos. Agradecimientos a Modgur por sugerir el juego, recordad que cualquier sugerencia o comentario lo podéis hacer aquí, en nuestro Facebook o a través de Twitter. Somos una zorras de las redes sociales. 

8 comentarios:

  1. este juego ni con drogas lo salvas ;)

    ResponderEliminar
  2. Vaya montón de heces, recuerdo que a un amigo se lo regalaron por su cumple. Raro me parece a estas alturas no haya asaltado un hospital con un cinturón bomba o se haya convertido en el Joker.

    ¿Puedo proponer un juego para reseñar? el infecto Rascal.

    ¡Un saludete!

    ResponderEliminar
  3. El Rascal lo recuerdo muy vagamente de una demo, pero hasta que lo has mencionado había huido totalmente de mi memoria. Ahora estoy metido con un artículo, pero en cuanto termine seguramente me ponga con él. ¡Gracias, gran Crom!

    ResponderEliminar
  4. solía tenerlo cuando era mas chico... me pregunto como diablos pude jugar eso!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Requiere de percepcion espacial y mucha habilidad en los dedos... todo un Reto, independientemente de la calidad de los graficos, por eso muchos no pudieron pasarlo y lo criticaron en su tiempo.

    ResponderEliminar
  6. bubsy3d.com De nada

    ResponderEliminar
  7. Y como es el modo 2 jugadores ?

    ResponderEliminar