15 oct. 2013

Bronkie the Bronchiosaurus / Rex Ronan: Experimental Surgeon / Captain Novolin (SNES, 1994-95)


Sí sí, lo habéis leído bien: 3 juegos por el precio de uno. Se trata de tres videojuegos "educativos" encargados por una rama del departamento de sanidad de los EEUU entre 1994 y 1995 que, en realidad, lo que mejor enseñan es a cómo NO hacer juegos. Quiero aclarar que no tengo nada en contra de los videojuegos educativos, y menos aún si se hacen con un propósito noble como lo es enseñar a niños a lidiar mejor con determinadas enfermedades o a alertarles de los peligros del tabaco. Pero éstos tres juegos, publicados por Raya Systems para Super Nintendo, lo hacen de la peor forma posible. ¿Tan mal? Veamos.

Bronkie the Bronchiosaurus
      Voy a empezar hablando del mejor de los tres, aunque supongo que eso es como decir que perder un brazo en un accidente es mejor que perder ambos. Se trata de Bronkie the Bronchiosaurus, un juego que en su caja es descrito como "una dinomitesca aventura asmática". Si con eso no ardes en deseos de lanzar fajos de billetes a tu monitor no sé qué lo hará. En ésta apasionante aventura jurásica controlamos a Bronkie (o a su colega Trackie en el modo para 2 jugadores, si es que tantas ganas tienes de perder amigos), un bronquiosáurio de las paradisiacas tierras de San Saurian. Espera, ¿he dicho paradisiacas? ¡No tan deprisa, tía Elvisa! Un aciago día meteoritos cayeron sobre los despreocupados dinosaurios, llenando San Saurian de un terrible polvo que provocó asma a todos sus habitantes incluyendo, por supuesto, a nuestro amigo Bronkie. Y lo que es peor: El malvado Mr. Rexo robó la "máquina de viento" que se creó para combatir el polvo y escondió sus piezas por todo San Saurian. Así que ya sabes lo que toca: ¡Encuentra todas las piezas y salva a los dinosaurios de extinguirse!
...
¡De extinguirse un poco antes de tiempo!

Parece Los Picapiedra, pero ojalá.

      Con una imagen os podéis hacer una idea bastante aproximada de los gráficos y la jugabilidad de Bronkie. Se trata de un plataformas muy mediocre que, siendo justos, tal vez no me molestaría en analizar de no ser por su bizarrísima premisa. Admito que, aunque poco variados, los gráficos cumplen, y pese al demasiado laberíntico diseño de los niveles el control es hasta tolerable. Ojo, no confundamos "tolerable" con "bueno", pero por lo menos el salto funciona más o menos bien y los enemigos no son especialmente irritantes.

Pero ojo, que Bronkie es mucho más que un simple plataformas. Para empezar, puedes enfrentarse a tus enemigos (humo, polvo y otros dinosaurios a quien al parecer les da igual morir ahogados), pero tendrás dos formas de hacerlo. La primera será golpeándoles con un palo. Poco inspirado, pero me vale. El segundo método es... soplando. Sé lo que estáis pensando: "Guifo, yo no soy médico (o sí, que sabré yo), pero me da a mí que eso no es una muy buena idea teniendo en cuenta que el asma es una afección pulmonar." Calma, mis queridos (pero algo listillos) Ascomaníacos, que aquí han pensado en todo. Soplar furiosamente hacia tus enemigos es efectivo, pero el uso de dicha habilidad es limitado, pues para poder hacerse es preciso recoger los pulmones que hay esparcidos por el escenario. No me miréis así, de toda la vida se han recogido corazones del suelo y aquí nadie se ha quejado, aunque es cierto que si cada vez que Bronkie sopla le hace falta trasplante habría que replantearse sus métodos de ataque. Oh, y la pantalla se va oscureciendo cada vez que tocas algún elemento nocivo para su salud. Que estoy bastante seguro de que el asma no conduce a la ceguera, pero oye, yo tampoco soy médico.
¡Oh sí! ¡Me encantan las sorpresas!

Luego está la parte educativa del juego, que tampoco está especialmente trabajada. En realidad se limita a consejos sobre el uso del inhalador y algunas preguntas sobre el asma que nadie con más de 5 años debería tener problemas en responder.

En definitiva, Bronkio no es el peor juego del que hemos hablado, ni siquiera el peor plataformas, pero es una buena introducción a los dos juegos siguientes. Preparaos, porque ahora viene la artilleria pesada.










Rex Ronan: Experimental Surgeon
Jugué en "espanol" sólo para leer "15 anos", llamadme simple.
Jake Westboro vive el sueño americano. Tiene una esposa cañón, un cochazo y un empleo en la tabacalera Blackburn. Pero su idílica vida de éxitos se ve truncada por una ironía del destino: Los mismos cigarrillos que lleva fumando desde los 15 años (y que se dedica a vender) le están matando. Toda esperanza parece perdida. Y entonces llega Rex Ronan, "cirujano experimental", con una idea: Tras reducir su cuerpo a un tamaño casi microscópico se introducirá en el cuerpo de Jake con una nave y una especie de lanzallamas quirúrgico y destruirá todo aquello que se interponga entre nuestro amigo y su salud. Como dirían en los 90, "Es una idea tan loca que... ¡Qué diablos! ¡Podría funcionar!". Pero ¡Cuidado! la tabacalera Blackburn, en un desesperado intento de hacer fracasar a Rex, introducirá en el cuerpo de Jake malvados micro-robots. Yo qué se, había que poner algún enemigo.

Rex Ronan: Mitad cirujano, mitad Pink Guy. 100% BADASS.
Quiero hacer notar los desesperados intentos de los creadores del juego en intentar por todos los medios el hacer un juego educativo molón. También quiero hacer notar el cómo fracasan miserablemente. Por ejemplo, observad la imagen que adjunto. En todo momento vemos en la parte superior la cara de Rex con un semblante serio, imperturbable, de malote. En plan Doom. Pero esa ilusión de molabilidad se va al garete en cuanto vemos que, más allá de su mirada a lo Steven Seagal, Rex Ronan va vestido con una mallas púrpura y rodilleras. Eso no molaba ni en los años 90. Lo mismo pasa con la música, que es bastante cañera, pero oh Dios mio, que alguien la pare. Además la parte educativa del juego (unos objetos esparcidos por el escenario que destruirán a un enemigo si se responde correctamente a una pregunta) puede ser desactivada en el menú de opciones. Ya sabes, por si juegas a ésto solo por la diversión de llevar a un minúsculo hombre en mallas chillonas que se introduce en los cuerpos de los demás.
Eso es un ventrículo. No, no es el recto. Dejadlo ya.
Viajarás por cuatro grandes zonas: Boca, pulmones, corazón y cerebro, para acabar saliendo finalmente por la oreja (punto a favor, han preferido evitar la obvia salida a través de los territorios rectales). Allí, armado con tu lanzallamas y una patada sumamente inútil te enfrentarás a los robots Blackburn y por el camino destruirás todo residuo dejado por el tabaco. El planteamiento podría dar para un juego no del todo nefasto, pero los controles son abisales: Mover a Rex es un suplicio, sus saltos son casi incontrolables y la detección de colisiones es nefasta. A eso se le añade el apuntado, de todo menos preciso, y unos power-ups para tu arma que deberías evitar A TODA COSTA, porque le añaden potencia pero reducen todavía más tu puntería.
      Lo único "salvable" del juego son las fases entre niveles, en las que, pilotando la micro-nave de Rex por los conductos del cuerpo de Jake, deberemos esquivar fluidos tan agradables como mucosa o grasas. Y salvo ésto únicamente porque muestra un esfuerzo por introducir algo de variedad.


Captain Novolin
No sé quién da más miedo, Novolin o el dónut.
Unos segundos sin hacer nada y Novolin fardará de bíceps.
Terminamos nuestro periplo por el mundo de los juegos "saludables" con el que en mi opinión es el peor del trio: Captain Novolin, el videojuego sobre un superhéroe diabético. Unos alienigenas con forma de comidas altas en azúcar han secuestrado al alcalde de Pineville, y sólo lleva consigo suministros de insulina para 48 horas. ¿Qué podemos hacer? Por supuesto, llamar al Capitán Novolin, que le salvará gracias a sus superpoderes. Superpoderes como saltar. Y un aspecto super-ridículo. Sobretodo ese último, porque parece el primo tarugo y pedófilo de Duffman.

No, en serio, no puedes hacer nada más, y el juego ni siquiera puede describirse como "plataformas". Avanzas todo recto, saltas para esquivar cajas de cereales con ojos de psicópata y recoges alimentos bajos en azúcar. Parece simple, pero es bastante complicado, porque el tamaño de los enemigos es demasiado grande y si no saltas en el momento preciso te harán daño. Es más, incluso recoger los alimentos adecuados es difícil, porque si te pasas (y creedme, a veces cuesta evitarlos) puede darte un ataque de hiperglucémia y Game Over. Un nivel más avanzado te mete en una lancha motora, pero en esencia haces exactamente lo mismo que antes, es decir, saltar cuando toque con la precisión aproximada de una bomba nuclear. En definitiva, casi tan divertido como una inyección de insulina.
      Como dato aparte, comentar que el Novolin es un medicamento para la diabetes fabricado por Novo Nordisk, quienes también financiaron la creación de éste juego como forma de informar/vender más medicamentos.

Sólo queda añadir que ninguno de los juegos es especialmente largo, pudiendo cualquiera de ellos ser completado en menos de dos horas. Por lo menos el sufrimiento pasa pronto, suponiendo que estés tan mal como yo y te de por pasarte mierdas así. Hasta aquí la guia de ¡Asco de Juego! sobre juegos educativos a evitar.  Os espero pronto con más pero no peor, porque es imposible. ¿O sí? Y recordad que para estar al tanto de nuestras (lo admito, poco frecuentes) actualizaciones os podéis pasar por el Facebook o Twitter de la página. ¡Un saludo y hasta pronto!

6 comentarios:

  1. Ay..cuánto te echo de menos entre actualización y actualización...pero me reitero en que merece la pena esperar lo que haga falta, porque son buenísimas. Si bien es cierto que has sido justo con los tres pero has decidido cambiar ensañarte mucho por tratar tres juegos en un artículo, no he podido evitar sonreír al leerlo, me lo he pasado muy bien y me ha hecho mucha gracia, sobre todo porque...lo mejor...o lo más triste, según se mire, es que... ¡yo he jugado a estas tres cosas! La primera vez que los vi tuve que parpadear varias veces para creérmelos...y ahora los veo aquí comentados...sencillamente sublime. ¡Bravo, Guifo, otro trabajo en tu salsa! ¡Muy bueno! Me han dado ganas de volver a jugar y todo...sobre todo al del cirujano experimental...qué bueno...XDDDD

    ¡Un saludo y nos leemos a la próxima! ;)

    ResponderEliminar
  2. tiposincriterio15/10/13 23:56

    Se te escapa el detalle que hace que posiblemente estos juegos sean los mejores de la historia, logrando un un impacto bestial a la par que educativo para el jugador; las enfermedades no son divertidas, por eso estos juegos no tienen que serlo.

    Acabais de aprender la lección más importante de todas.

    pd: Novolin supports videogames, gamers support Novolin!

    ResponderEliminar
  3. Genial entrada. A capitán Novolin ya lo conocía por otros lados, pero los demás ni idea. Me ha gustado la premisa fumada del primer juego. Quizás en una tarde de masoquismo me eche unas partidas de estos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Haz una review del Pax Corpus de PSX, es horrible al máximo, basura podrida con cancer de sida xdddd

    ResponderEliminar
  5. haz un review tambien del zelda de CDi es una mierda de mierdas men aunque creo que solo se quedo en fase de demo tecnica xD

    ResponderEliminar
  6. novolin no es un plagio de chester chetah de sega? digo, solo saltas y el otro nivel es una lancha JAJAJA

    ResponderEliminar